El café y el té, muy calientes, pueden provocar una malabsorción digestiva de nutrientes