Una mermelada para disfrutar de una tostada completa y totalmente saludable.

Tiempo de realización: tiempo de preparación 5 minutos y 1 hora para el remojo de la chía

INGREDIENTES:

  • 2 cucharadas de semillas de chía
  • 1 bolsita o cajita de frutos rojos congelados
  • ½ manzana
  • 100 g de papaya
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de estevia, panela o sirope de ágave (opcionales, yo no pongo nada)

PREPARACIÓN:

  • Poner las semillas de chía en remojo con la misma cantidad de agua, durante 1 hora aprox.
  • Al mismo tiempo, sacar los frutos rojos del congelador.
  • Pasada la hora, batir ligeramente los frutos rojos. Reservar.
  • Batir la manzana con la papaya, de forma que no queden del todo trituradas para que se puedan apreciar trocitos; después mezclar con los frutos rojos.
  • Añadir la chía a la mezcla de frutas, remover e incorporar el limón (y opcionalmente la panela o el sirope de agave, yo no uso ningún tipo de edulcorante porque me gusta el sabor de la fruta madura)
  • Hervir unos cinco minutos. Si se opta por poner stevia, se incorporará a la preparación una vez esté templada).
  • Dejar enfriar completamente antes de servir.

Esta preparación no se debe de conservar más de dos o tres días en el frigorífico, ya que al no llevar azúcar añadido, no cuenta con ese conservante.

 

Yo siempre congelo la mermelada:

-Se introduce en un bote de cristal según acaba de hervirse (caliente), se cierra inmediatamente la tapa y se pone boca abajo durante unos 10-15 min (esta es una forma de hacer el vacío)

-Dejamos enfriar y metemos al congelador